Cáncer de hígado

Cáncer de hígado

El carcinoma hepatocelular, es un cáncer  del hígado, que constituye el 80-90% de los tumores hepáticos malignos primarios. La incidencia del cáncer de hígado es más frecuente en los hombres que en las mujeres, generalmente en personas entre los 50 y los 60 años de edad.

 

Se reconocen importantes variaciones geográficas en la prevalencia del cáncer de hígado.Este tumor asienta sobre una cirrosis hepática en alrededor del 90% de los casos y constituye un hallazgo en el 3-4% de los estudios necrópsicos de pacientes cirróticos.

 

El continente americano poseen una incidencia mucho menor, mientras que el África subsahariana y el sudeste asiático constituyen áreas de alta incidencia.

 

La causa de estas diferencias geográficas no se conoce, aunque se supone en relación con los diferentes factores oncogénicos que pueden intervenir en el desarrollo del tumor.

 

Causas y factores de riesgo

 

Cualquier proceso que condicione una cirrosis hepática (infección por el virus de la hepatitis C, alcoholismo, hemocromatosis, etc). Además, en caso de infección por el virus de la hepatitis B (VHB) no es necesario ni siquiera que exista cirrosis. Existe una coincidencia geográfica entre las áreas de alta incidencia de carcinoma hepatocelular y las zonas con una gran tasa de penetración del VHB.

 

Además, la prevalencia de marcadores de infección por VHB en pacientes afectos por este tumor es más elevada que en la población general, si bien esta diferencia se atenúa cuando el tumor se localiza sobre un hígado no cirrótico o cuando se compara con la observada en pacientes con cirrosis, enfermedad sobre la que usualmente asienta el tumor.

 

Por otro lado, en estudios prospectivos se ha comprobado que el riesgo relativo de desarrollar un carcinoma hepatocelular es superior en las personas infectadas por el VHB.

 

El mecanismo oncogénico del VHB es desconocido, pero estudios recientes sugieren que actuaría a través de la integración de su DNA en el genoma del hepatocito. Determinadas hepatopatías, como la hemocromatosis o la Porfiria Cutánea, poseen un mayor riesgo para el desarrollo de este tumor.

 

Las metástasis (enraizamiento de cánceres procedentes de otros lugares) son frecuentes por la vascularización especial del hígado (por él pasa toda la sangre procedente del tubo digestivo antes de distribuirse por el resto del cuerpo).

 

Síntomas


Los síntomas más característicos son:

  • Pérdida de apetito y peso
  • Masa en la parte superior del abdomen. Febrícula
  • Ojos y piel amarillentos
  • Letargia
  • Anemia

Diagnóstico
 

El hepatocarcinoma aparece más frecuentemente en pacientes con hepatitis crónicas virales (B o C) en un 20% de los casos, o con cirrosis (80%). Los pacientes con estas patologías quedan sometidos a vigilancia mediante pruebas de ecografía, debido al coste-efectividad.


En pacientes en los que la sospecha de HC sea elevada (como niveles elevados de alfa-fetoproteína y Des-gamma carboxiprotrombina+), el mejor métido de diagnóstico sería la realización de un TAC abdominal con uso de un agente de contraste intravenoso y un escáner de tres fases (escáner antes de administración del contraste, inmediatamente después de la administración, y un poco más tarde), lo que permite al radiólogo la mejor detección de tumores pequeños o sutíles.

 

Es importante optimizar los parámetros del TAC, ya que las patologías subyacentes que presentan muchos de los pacientes de HC puede complicar la detección de la enfermedad.

A la vista del TAC, el HC puede presentar tres patrones de crecimiento:
 

  • Un único tumor de gran tamaño
  • Múltiples tumores
  • Un tumor poco definido con patrón de infiltración


Una biopsia no sería necesaria en el caso de encontrarse ciertos elementos en la prueba.

Una alternativa al TAC sería la realización de una resonancia magnética. Estas pruebas suelen ser más costosas y, además, pocas instalaciones poseen los equipos necesarios.

 

Además, su uso para la detección de tumores es relativamente reciente, por lo que no muchos radiólogos son capaces de detectar tumores a través de este proceso. Los radiólogos suelen usar estos procedimientos para profundizar sobre tumores previamente descubiertos.

 

Fuentes

 

Colombo Massimo. Natural history of hepatocellular carcinoma. Cancer Imaging (2005);5:85–88.

Colombo Massimo. The natural history of hepatocellular carcinoma in Western countries. Hepatogastroenterology. 1998; 45 Suppl 3:1221-5.

Colombo Massimo. Natural history of hepatocellular carcinoma. Ann Ital Chir. 2008 Mar-Apr;79(2):91-7.

¿Quieres conocer más sobre los temas que a ti te interesan de Salud180?
Únete al servicio de Alertas y recibe las noticias más relevantes en tu correo electrónico.
Comentarios